El Monumento Natural

Área protegida.

Tres aventuras sin igual

El área total del Monumento Saltos de la Damajagua alberga una gran diversidad de especies de flora y fauna que forman parte del atractivo del lugar y de su labor de protección al ambiente. Esta gran variedad es un claro indicador del buen estado de salud que presenta el ecosistema.

Este monumento natural fue incorporado al Sistema Nacional de Áreas Protegidas por la Ley 202-04 del 30 de junio del 2004. Tiene una extensión de 6 km2 (600 ha), albergando la cuenca del río Damajagua.
Está ubicado en el municipio de Imbert, pero comparte una porción de territorio con el municipio de Altamira. Su vía de acceso es la carretera Puerto Plata-Santiago, tramo Llanos de Pérez.

Como sitio de turismo sostenible es referente de buenas prácticas a nivel nacional, debido al manejo adecuado de los recursos naturales en conjunto a la integración comunitaria.

Fauna

Tres aventuras sin igual

Debido a las buenas prácticas de protección al medio ambiente, incluyendo vigilancia, prohibición de caza y pesca, así como un hábitat limpio y sin contaminación, en este monumento natural se puede apreciar especies de aves, reptiles, anfibios y crustáceos que dan vida a distintos ecosistemas.

Las especies de reptiles que se pueden encontrar son: jicotea, boa española, culebrita verde, culebrita sabanera, salta-cocote. También se identifican 6 especies de anfibios, de los cuales, cinco son endémicas.

Asimismo, el río es hogar de crustáceos como jaibas y camarones y peces como el dajao.

Entre las aves que pueden observar en Damajagua hay variedades endémicas, residentes y migratorias. Se encuentran, entre otras: cuervo, cigua palmera, carpintero, barrancolí, pájaro bobo, 4 ojos, ruiseñor, Julian chiví, petigre, cigüita de río, garza de rizo, garza azul, cigua común, rolita, paloma ceniza y perdiz.

Flora

Tres aventuras sin igual

Entre las especies vegetales que abundan en Saltos de la Damajagua podemos mencionar caoba criolla, ceiba, anacagüita, almácigo, ubero, roble, cedro, caimoní, cabirma, caimitillo, guanábana, jagua, javilla y pino de teta, destacándose como ejemplares endémicos la guayaba de india y la palma real; también existen especies introducidas de árboles de mango, aguacate, guayaba, cacao, café, jazmín y varias especies de víveres.

Esto es posible gracias a la labor de monitoreo forestal, la prohibición de corte clandestino y la consciencia que se ha desarrollado en la comunidad acerca de la importancia de sus recursos.

El agua

Tres aventuras sin igual

Debido a las buenas prácticas de protección al medio ambiente, incluyendo vigilancia, prohibición de caza y pesca, así como un hábitat limpio y sin contaminación, en este monumento natural se puede apreciar especies de aves, reptiles, anfibios y crustáceos que dan vida a distintos ecosistemas.

Las especies de reptiles que se pueden encontrar son: jicotea, boa española, culebrita verde, culebrita sabanera, salta-cocote. También se identifican 6 especies de anfibios, de los cuales, cinco son endémicas.

Asimismo, el río es hogar de crustáceos como jaibas y camarones y peces como el dajao.

Entre las aves que pueden observar en Damajagua hay variedades endémicas, residentes y migratorias. Se encuentran, entre otras: cuervo, cigua palmera, carpintero, barrancolí, pájaro bobo, 4 ojos, ruiseñor, Julian chiví, petigre, cigüita de río, garza de rizo, garza azul, cigua común, rolita, paloma ceniza y perdiz.

Book your break